Este Es El Mejor Momento Para Sacar a Relucir Tus Mejores Prácticas De Desinfección Y Ganarte La Confianza De Tus Clientes

Antes de la pandemia de COVID-19, tus clientes confiaban en tu gran servicio de limpieza y te abrían las puertas de sus casas y negocios. Para muchos, un servicio como el tuyo era algo “agradable” ya que es mucho mejor contar con áreas limpias y, para los negocios, es algo mucho más profesional.

Antes del COVID-19, los beneficios de salud asociados a los espacios limpios era algo que se daba por sentado pero que, por lo general, se consideraba como un beneficio secundario. No se discutía mucho acerca de los virus: lo efectivo que debía ser un desinfectante o lo que implicaba el proceso de descontaminación entre llamadas de los clientes o al final del día.

Ahora, con el inicio de esta pandemia a nivel global, tu equipo está haciendo algo más que limpiar: está estableciendo una línea de defensa en contra de un virus que se propaga por el aire y de fácil transmisión. Si continúas trabajando como un profesional de la limpieza durante esta pandemia, debes cumplir con los más altos estándares en tus prácticas, así como convencer a tus clientes de que no hay ningún problema en que tu equipo visite sus instalaciones para hacer el aseo. De la noche a la mañana, tu negocio de limpieza se convirtió en un bastión esencial para aplanar la curva de contagio de este virus.

Como profesional de la limpieza, tu objetivo principal es dejar impecable el hogar o la oficina de tus clientes mientras estás ahí. No puedes influir mucho sobre sus hábitos y comportamientos a la hora de introducir gérmenes del exterior, al igual que otros contaminantes dañinos; tendrás muy poco control sobre la forma en que tus clientes se lavan las manos, lavan su ropa, la forma en que manejan su higiene con los alimentos, se deshacen de sus desperdicios y cómo cuidan a sus enfermos.

Tu principal responsabilidad es con tu equipo: su rendimiento y seguridad general. Puedes controlar qué tan bien preparados están y el equipo de protección con el que cuentan antes de comenzar su día de trabajo. También puedes controlar el cuidado y la eficiencia de tu trabajo, así como la implementación de las mejores prácticas al final del día.

No sólo estás en el trabajo… estás en el frente de batalla

Primero que nada, seamos muy claros acerca de la nueva normalidad que está imperando en todo el mundo. La pandemia de COVID-19 ha afectado a millones de personas y, aunque las medidas de precaución comienzan a mostrar prometedores resultados, aún existen muchos países que todavía no alcanzan el pico de pacientes infectados. Se espera que la mayor parte de los infectados se recuperen; sin embargo, se trata de una situación muy seria y que pone en riesgo la vida de todos… algo que podría prolongarse por varios meses más.

El virus en sí es extremadamente difícil de rastrear ya que los síntomas parecen no manifestarse hasta mucho tiempo después de que el individuo se ha infectado: hasta en 14 días en muchos casos. Muchos pacientes asintomáticos parecen perfectamente sanos hasta que se les realiza una prueba o comienzan a mostrar las primeras señales de algunos síntomas. El COVID-19 es un patógeno aéreo, lo cual significa que no es necesario que alguien te toque para infectarte; de hecho, el virus puede entrar en tu cuerpo al inhalarlo, de ahí la importancia de los cubrebocas. El virus también se puede transmitir de una superficie contaminada en la que puede sobrevivir de 10 días a dos semanas.

Ya sea si tu equipo tiene la tarea de limpiar un negocio o una residencia privada, tus objetivos siempre deben ser los mismos: eliminar el virus al utilizar desinfectantes, mantener a tus clientes a salvo de toda infección y evitar que se propague a otros en el exterior.

Cómo Romper la “Cadena Viral de Infección”

Al parecer, el distanciamiento social está frenando la propagación del virus; mantener una sana distancia de tus clientes es una buena práctica para todos los involucrados, pero no detendrá la pandemia del todo.

Las prácticas de limpieza de tu equipo puede ayudar a prevenir la propagación del virus al romper la cadena de infección en cualquiera de estos enlaces:

1. La Fuente
El problema: Alguien o algo, como un alimento o un paquete, puede transportar el virus a una casa o empresa.

La solución: Mantén a las personas infectadas alejados de los demás y, de nuevo, debemos practicar el distanciamiento social y evitar las interacciones con personas nuevas. Lava con cuidado y manipula todo tipo de alimentos y limpia los paquetes, u otros objetos, que vayan llegando.

2. Puntos de Transmisión
El problema: Una persona contaminada, un papel manchado o cualquier objeto que haya sido usado personalmente por alguien que haya estado en lugares en los que el virus aún siga activo y se propague con facilidad.

La solución: Limpia y desinfecta todo a tu alrededor. Sin necesidad de crear pánico, si crees que algún objeto o superficie puede estar infectado, dalo por hecho y, aunque no siempre sea el caso, esta es la forma más segura de abordar el problema durante esta pandemia.

3. Individuos Vulnerables
El problema: La edad y las enfermedades hacen que algunas personas sean considerablemente más susceptibles a infectarse de COVID-19 que otros. Esto es especialmente cierto cuando hablamos de personas que reciben tratamientos como la quimioterapia, que requieren de sondas para alimentarse o medicamentos vía intravenosa. Tales personas vulnerables son las que, con mayor frecuencia, no se recuperan de esta infección.

La solución: La protección es de suma importancia en este caso, tanto para ti como para la persona vulnerable. Asegúrate de que tu equipo utilice todo el equipo de protección personal recomendado, incluidos los cubrebocas. En caso de que no utilicen guantes, asegúrate de que se laven las manos de forma frecuente y minuciosa.

Limpieza Enfocada

Para romper la cadena de infección de forma efectiva, se debe poner especial énfasis en las manos, así como en los objetos y superficies que tienen un contacto regular con las manos. Esto se conoce como limpieza higiénica enfocada e incluye casi cualquier superficie, toallas para limpiar, prendas y equipo de limpieza.

El objetivo aquí es eliminar tantos gérmenes como sea posible de superficies y objetos de alto riesgo. En la mayor parte de los casos, se puede limpiar una superficie de manera higiénica mediante jabón, o un detergente efectivo y agua. Es importante recalcar que eliminar la suciedad es tan sólo una parte de la limpieza efectiva ya que también se requiere de enjuagado y secado a conciencia.

Utiliza los Productos Correctos

Ten en mente que no todos los productos de limpieza son iguales; algunos productos etiquetados como “sanitizante” sólo reducen el número de gérmenes pero no los eliminan por completo, así que es mejor que utilices productos que digan en la etiqueta “desinfectantes” ya que esos sí eliminarán los gérmenes.

Si la superficie que estás limpiando está bastante sucia, primero dale una buena limpieza general con agua y jabón y después límpiala a fondo con desinfectante y cuando compres uno, busca aquellos que estén registrados en la EPA, lo cual aparece en la etiqueta del producto.

Si necesitas desinfectar algo y no cuentas con productos especializados, mezcla una taza de blanqueador con 5 galones de agua será un buen sustituto. Debes de tomar en cuenta que esta solución no es la ideal para muchas áreas ya que el blanqueador puede dañar muchas de las superficies y puede resultar extremadamente dañino al tacto. Debes tener sumo cuidado si decides hacer esto.

Sigue las Precauciones Estándar

Los trabajadores del cuidado de la salud siguen algo llamado “Precauciones Estándar” todos los días, de hecho forman parte de su rutina diaria. Esta práctica está diseñada para proteger a todos los involucrados, en especial al paciente y a quienes lo cuidan. Se da por sentado que cualquier contacto piel con piel o interacción con cualquier tipo de fluido corporal podría transmitir una infección.

Durante estos tiempos de pandemia por COVID-19, las Precauciones Estándar son una excelente práctica a seguir por parte de tu equipo de limpieza. Utiliza guantes de nitrilo (no de látex, ya que muchas personas son alérgicas a ellos), así como goggles o escudos para el rostro al momento de limpiar áreas con una alta concentración de gérmenes como baños y cocina y ten encuenta que debes reemplazar con frecuencia ales artículos de protección personal.

Pon especial atención a la limpieza de las palancas de los baños, asientos y tapas, así como las manijas de los refrigeradores ya que para tales áreas las Precauciones Estándar recomiendan una limpieza inicial a fondo mediante el uso de detergente, seguido por una segunda limpieza ahora con un desinfectante recomendado por la EPA.

Objetos de Diario

Como lo mencionamos anteriormente, el virus del COVID-19 puede sobrevivir hasta por dos semanas en casi cualquier superficie. Aunque los baños y las cocinas son las que, por lo general, exigen una especial atención ya que se consideran como áreas con altas concentraciones de gérmenes, las prácticas de limpieza especial también se deben aplicar a objetos de diario que se tocan con mucha frecuencia: llaves del agua, perillas de las puertas, teléfonos, teclados, botones de elevadores, equipo de oficina, (por ejemplo, máquinas copiadoras y engrapadoras) y los interruptores de la luz.

Claro, la anterior sólo es una lista parcial ya que existen muchas más superficies de alto grado de contacto que tu equipo tendrá que atender dependiendo de la casa o negocio que estén limpiando. Una vez más, muéstrales cómo ser proactivos y a dar por sentado que una superficie se ha infectado y que necesita una limpieza y desinfección profundas.

Equipo de Protección Personal

También es muy importante recalcar a tu equipo que el equipo de protección personal que utilicen inevitablemente se contaminará al realizar su trabajo, algo que pone tanto a tu equipo de trabajo como al negocio en riesgo, ya que abre la posibilidad de que se de la contaminación cruzada.

Para evitar esto y ponerle un alto a la propagación del virus, siempre debes limpiar tu equipo de protección personal y los trapos que utilices de forma higiénica después de cada trabajo y lo debes hacer lo más rápido posible ya que el virus sólo continuará multiplicándose en el equipo de protección personal mientras éste continúe mojado y contaminado. Todo se puede convertir en caldo de cultivo para los gérmenes: desde cepillos hasta trapeadores.

    • Los trapos y las puntas de los trapeadores se pueden limpiar de forma efectiva en una lavadora ya que el calor es lo suficientemente potente para eliminar los gérmenes.
    • Los cepillos, incluidos los aditamentos de las aspiradoras, se pueden limpiar con detergentes y agua tibia. Enjuágalos con agua muy caliente y cuelga los cepillos para que se sequen.
    • Los trapeadores cuyos mangos no se pueden desprender deberán limpiarse con detergente y agua tibia, luego se deben enjuagar con solución desinfectante (o blanqueador). Escurre el trapeador hasta que quede lo más seco posible y luego déjalo secar con la cabeza hacia arriba.
    • Las cubetas también se deben lavar con detergente y agua tibia para luego enjuagarlas con una solución desinfectante; el blanqueador también funciona aquí. Colócalas boca abajo para que se sequen bien.

Indícale a tu equipo que siempre debe llevar puesto guantes y protectores para los ojos a la hora de limpiar su equipo de protección personal, en especial al manipular la solución con blanqueador y otra cosa: los guantes utilizados por tu equipo se contaminarán sí o sí. 

Cuidados adicionales para tu equipo

Una cosa es proteger a tus empleados de su lugar de trabajo y de sus instrumentos de trabajo, pero también es de suma importancia proteger a tu equipo uno del otro si los servicios de limpieza que ofreces lo realizan dos personas o más.

Si alguno de los empleados comienza a mostrar síntomas parecidos a la influenza, envíalos a casa de inmediato y pídeles que se queden ahí. Aunque resultará un poco más complicado operar con una persona menos, sería algo desastroso para tu negocio que todo tu equipo se infectara de un día para otro.

Además del lavado de manos recomendado durante el día, asegúrate de que todos los lavabos en tu negocio cuenten con la cantidad suficiente de jabón y toallas de papel; el jabón antibacterial no es necesario, sólo jabón básico y agua. Recuérdale a todos que un lavado de manos efectivo requiere de al menos 20 segundos de restregado; también coloca varios sanitizantes para manos en distintos puntos de todo tu negocio para ayudar a recordarles a tus empleados acerca de la importancia de la higiene de manos durante esta pandemia. 

Muchos de estos productos, como los guantes, el jabón y los desinfectantes, tienen una vida de anaquel bastante larga y aunque es importante no almacenar inventario de más, está bien conseguir una cantidad extra de dichos artículos en una tienda especializada en caso de que a tu proveedor se le acaben. También, si estás acostumbrado a comprar estos productos en un mini súper tradicional y se les acaban, muchas cadenas de artículos para el hogar como Home Depot o Lowe’s también ofrecen estas líneas de productos y equipo para la limpieza.

Es difícil pronosticar qué tanto durará esta pandemia por COVID-19, sin embargo, puedes ver estos tiempos complicados como una oportunidad para motivar a tus empleados y trabajar como equipo. Recuérdales el importantísimo papel que desempeñan en estos tiempos y lo vital que resultan a los ojos de tus clientes y el público en general.

Aunque algunas de estas prácticas pueden parecer extremas, con suerte todas ellas se convertirán en un hábito diario para tu equipo en muy poco tiempo y, una vez que esta pandemia se haya ido, considera continuar llevando a cabo estas prácticas para beneficio de tus clientes, empleados y proyectos futuros.

Para obtener la información más reciente acerca de la pandemia por COVID-19, así como guías adicionales de higiene, por favor, visita el sitio web de la CDC.

Nota del Editor: En Invoice2go hacemos todo lo posible para brindarte la información más reciente que resulte tanto relevante como útil para ti y tu negocio. A medida que se desarrolle la pandemia por COVID-19, por favor, síguenos la huella para más artículos con información actualizada. Gracias.